martes, 15 de octubre de 2013

: "DE UNA NIÑA DE PROVINCIAS QUE SE VINO A VIVIR EN UN CHAGALL" ELEGIDO ENTRE LOS DIEZ MEJORES LIBROS DE POESIA DE LOS ULTIMOS 35 AÑOS


"¡YO HE VENIDO AQUI HA HABLAR DE MI LIBRO!"

Tras tres meses de ausencia, regreso con esta noticia que alegrará a mis amigos y pondrá de manos a los enemigos que se acercan por aquí a intentar molestar, cosa que también gusta. A mí me llegó en Córdoba, a través de Vicente Molina Foix, que la había leído en el Mundo:



Publicado el 27/09/2013  en "EL CULTURAL " del Diario EL MUNDO
EL OTOÑO DE LAS ROSAS
Juan Palomo         Imprimir

"La revista “Quimera” publica el mes que viene los diez mejores libros de poesía española de los últimos 35 años, y me malicio que provocará polémica, especialmente por las ausencias. Estos son, y por este orden, los agraciados: Libro del frío, de Antonio Gamoneda; Cuaderno de Nueva York, de José Hierro y Casi una leyenda, de Claudio Rodríguez son los tres primeros títulos seleccionados por los poetas consultados, en una lista en la que aparece, en cuatro lugar, otro libro de Gamoneda, Descripción de la mentira, el 5° y 6° lo ocupan dos de Valente, No amanece el cantor y Fragmentos de un libro futuro. En séptimo lugar el libro con el que se dio a conocer Blanca Andreu, De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall. Después, Brines con El otoño de las rosas; en el noveno puesto Juan Carlos Mestre y La tumba de Keats, y García Valdés con Y todos estábamos vivos. "



Me apresuré  a comprar la revista a primeros de octubre, y tuve algunas alegrías añadidas. La primera, leída en las "Instrucciones de uso", es que recoge con nombre y apellidos las votaciones de casi sesenta críticos de poesía. Según cuentan sus autores, algunos críticos al saber que se iba a publicar su selección firmada, se echaron atrás. Mucho mejor. Serpientes fuera.

La segunda fue advertir que aunque hay seis libros por delante del mío, en realidad sólo se trata de cuatro poetas, ya que dos de ellos repiten con dos libros cada uno.

La tercera, estar en la compañía excelsa de mis amados amigos y valedores José Hierro y Claudio Rodríguez. A ambos los conocí a raíz de la publicación de mi libro. Según supe después, Claudio estaba en el jurado y fue junto con García Nieto, quien lo defendió a capa y espada contra Jiménez Martos, que quería desestimarlo"por su presentación", ya que el original tenía muchos tachones y algunas manchas de café.  

La cuarta, que esos cuatro poetas son de los llamados "Pesos pesados"o "Indiscutibles". El único que aún nos acompaña en este mundo es el octogenario Gamoneda.

La quinta, que mi libro es el único elegido de los años ochenta.

la sexta, que muchos de entre esos críticos-la mayor parte también son poetas-no vivieron por edad el boom que se produjo cuando se publicó.

La séptima, que en noveno lugar aparece Juan Carlos Mestre, el único entre los muchos que bebieron de aquellos versos arrebatados que lo reconoce públicamente en lugar de ocultar a "la madre". Sostiene sin ambajes que si no fuera por mi libro él estaría ahora amasando en la panadería de su padre y que no sería ( el  gran) poeta ( que es ) ( Puede verse en youtube, Cosmopoética).  Con lo cual se demuestra mi teoría de que "fusiladores" y  demás gentes "imbuídas de divinidad"-que diría Sócrates-que ocultan sus fuentes para hacernos creer que han nacido por generación espontánea, y que desean destruir al que les ha nutrido, no van a ninguna parte.

En resumen: que a veces, cuando creemos que estamos tocando fondo, la Providencia suscita un imprevisto y nos vemos tocando estrellas.

Un  gran abrazo de bienvenida.




PUBLICADA EN OCTUBRE DEL 2013

                                                                 


Dossier: Treinta y cinco años de poesía española
Álex Chico y Juan Vico. Instrucciones de uso
Miguel Casado. Lo que queda. (Libro del frío, de Antonio Gamoneda)
Carlos Alcorta. La importancia de la exactitud. (Cuaderno de Nueva York, de José Hierro)
Luis García Jambrina. La vida como leyenda. (Casi una leyenda, de Claudio Rodríguez)
Raúl Quinto. Ruptura y amnesia en Descripción de la mentira. (Descripción de la mentira, de Antonio Gamoneda)

Gamoneda 2
Juan Manuel Macías. Un apunte sobre No amanece el cantor. (No amanece el cantor, de José Ángel Valente)
Julio César Galán. Crear lo que ya es ruina. (Fragmentos de un libro futuro, de José Ángel Valente)
Erika Martínez. Blanca Andreu y la alta escuela del abandono. (De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall, de Blanca Andreu)
Sin título-2
Rafael Fombellida. Premonición y edad. (El otoño de las rosas, de Francisco Brines)
Olga Bernad. El otro lado de las cosas. (La tumba de Keats, de Juan Carlos Mestre)
Esther Ramón. La sangre en el oído. (Y todos estábamos vivos, de Olvido García Valdés)




40 comentarios:

  1. Enhorabuena, Blanca. Leí el libro, lo he releído en algunas ocasiones, y lo merece. A mí me sigue gustando mucho.
    Un beso, poeta.

    ResponderEliminar
  2. Qué rápida. ¡ Si acabo de publicar la entrada! Me alegro de que volvamos a -no quiero escribir"estar en contacto", es una expresión que me irrita, así que, ¿por que no decirlo?- que volvamos a vernos. Qué gracia que lo hayas releído. Yo hace más de mil años que no le echo un vistazo. A lo mejor lo hago ahora.
    Un grandísimo abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
  3. Otro abrazo enorme para ti, Blanca.
    Que sepas que es un libro rompedor, de verso amplio y generoso (como a mí me gustan), imaginativo, con un universo propio y un lenguaje que se pliega a la particular visión del poeta (de ti, claro).
    Me alegra mucho tu vuelta, querida Blanca. Como indicas, a ver si no nos perdemos... ¿la pista?. Bueno, lo que sea, el caso es que nos leamos y sepamos que estamos cerca.
    Un beso lleno de cariño.

    ResponderEliminar
  4. Una excelente noticia para saludar tu regreso al universo bloguero. ¡Muchas felicidades! Me avergüenza decir que no lo he leído (pero, me temo, no leo demasiada poesía, o sólo en dosis casi homeopáticas). Sin embargo, es una laguna a la que espero poner pronto remedio.
    Un abrazo,
    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena. No hace falta que lo busques: es muy caro, porque no he permitido que se reedite. Y también muy adolescente ( lo escribí entre los diecinueve y los veinte ) Y posiblemente no case con tu estética.

      Por otra parte, en mi próxima entrada de blog instalaré el primer poema, que para mí es el mejor. Con eso podrá hacerse una idea sinecdoquial ( zas, un neologismo, como en el libro, que está plagado)tu curiosidad lectora.

      Te visitaré.

      Eliminar
    2. Sólo una precisión: que actualmente lea muy poca poesía no quiere decir que no la haya leído en abundancia, en su momento. Y disfrutado. Sin una buena base de lecturas poéticas (creo yo, al menos) es imposible apreciar adecuadamente cualquier otra manifestación literaria.
      "Sinecdoquial", buen neologismo, y seguramente necesario. ¡Espero ese primer poema que nos anuncias!

      Eliminar
  5. Querida Blanca, soy, junto a Juan Vico, uno de los que "armaron" ese número de la revista. Aprovecho para felicitarte por aquí. Un abrazo. Á.Ch.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex, qué sorpresa conocerte de forma virtual. No sabes lo agradecida que estoy. Me ha gustado mucho vuestro artículo"Instrucciones de uso". Y como decía arriba, una de las muchas alegrías ha sido vuestra idea de la transparencia en las votaciones. Bravo.
      Me he puesto tan contenta como si me hubieran dado un premio. Tanto que esta tarde me he embalado y me he comprado mi segundo piano( el primero está a mil kilómetros de donde paso el invierno)
      Me alegro de que seas bloguero. Te leeré.

      Eliminar
  6. Me fascinó en su momento y lo tengo como un clásico en mi lista particular. Sin ninguna duda se merece estar en esa lista, y es cierto que abrió un camino de escritura distinto, por el que muchos andan actualmente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil, José Antonio, por eso que dices. El libro tal vez no se merezca o tal vez sí estar en esa lista, pero el caso es que yo lo necesitaba, así que me ha venido Dios a ver, literalmente.

      Me alegro de saludarte de nuevo y de verte por mi blog

      Eliminar
  7. ¡Quién pudiera vivir en un Chagall! Bienvenida y enhorabuena, Blanca. Es para estar orgullosa, sin duda. Aunque no debamos fiarnos al cien por cien de las listas, rankings o como queramos llamarlo, nadie en su sano juicio podrá negar nunca que ese libro marcó un hito en la historia de la poesía reciente de nuestro país. Fue un acontecimiento. E independientemente de la operación comercial que pudiera haber detrás (siempre hay algo de eso en los éxitos literarios), lo recuerdo como un soplo de aire fresco. Solamente el título ya es un poema. Lo de Mestre lo había visto y es emocionante. Disfrútalo.
    (Por cierto, ¿enviaste un original con manchas de café? Es genial, le pega mucho al libro.)
    Saludos.

    Inmaculada Camacho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. Me alegro de volverte a ver. No temas que me ensoberbezca, aunque esté muy contenta. Ya sé cómo son estas cosas y sé que en algún lado estarán poniéndome de vuelta y media y afilando cuchillos. Y también sé que podría haber escrito "La tierra baldía"y no estar en esa lista. Por otra parte a menudo he visto verdaderas castañas elogiadas como si fueran el Partenón.

      Pero la suerte estuvo de cara, y lo agradezco.

      En realidad, no hubo ninguna operación comercial, y el premio Adonais estaba trasnochado y totalmente "demodé" en 1980. Económicamente no estaba dotado: diez mil pesetas simbólicas. Lo que ocurrió fue una serie de coincidencias. Y lo más importante, el apoyo de los maestros y los críticos. Por ejemplo, José García Nieto, que era académico y se había prendado del libro, invitó a toda la Real Academia a la presentación y poco menos que obligó a todos a leerme. Así que, de golpe, me conocían todos los "pesos pesados". Por su parte, Claudio Rodríguez le hacía propaganda al libro a altas horas, en Oliver, y su opinión, ebria y todo, tenía don, y pesaba en la bohemia madrileña. Luego, cuando todo el mundo leía El País, apareció una crítica de Ullán a toda página. También su opinión creaba opinión. Fue como una bola de nieve. Empezaron a salir críticas en todos los periódicos de provincias. Todo el mundo quería entrevistarme. Hasta me tuve que quitar a la revista "Hola"de encima.
      Al final, me llamaba por teléfono un obrero de la construcción de Mallorca o un ama de casa de Motilla del Palancar.
      La editorial no se gastaba nada en promoción, pues el premio no rentaba. Lo único que hacía era anunciar el premio y enviar libros a los suscriptores de honor. Jiménez Martos me trincó una tarde y me obligó a dedicar un montón. Esa fue "operación comercial". El resto, la Providencia.

      Eliminar
    2. Operación comercial, bola de nieve o lo que fuera... No lo decía en tono peyorativo. Tampoco temo que te ensoberbezcas; aunque, si lo hicieras, tendrías una buena razón para ello. Yo, como María Jesús, me alegro muy de verdad. Como me alegro de que retomes la actividad del blog.

      Eliminar
  8. Sabes que estoy entre los que se alegran.
    Tanto, tanto me alegro, Blanca, que tendría que ser tu, escribir como tu, para poder hacerme entender.
    Y estás en la compañía que mereces: Hierro, Gamoneda y Valente me compañan mucho.
    Mereces estar siempre en las estrellas, Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, María Jesús. Cuanto más me veo entre los grandes, más cuenta me doy de lo pequeña que soy. Pero me encanta estar con Claudio y Pepe. A ambos los quiero de verdad. Y ellos también me quisieron de verdad, porque eran hombres de corazón.

      A Valente lo conocí en París y no me gustó, la verdad. Me pareció esquinado. Y también frío. Se indignó porque hicimos una lectura colectiva y los franceses que leían nuestros poemas en francés-que eran actores jóvenes-se entusiasmaron con mi libro y en lugar de una lectura prepararon un espectáculo ( para mí lamentable, por otra parte ). Los otros poetas, Carlos Barral y Sarrión, se lo tomaron muy bien, porque yo era muy pequeña y los actores también y era lógico que mis poemas veinteañeros casaran con su sensibilidad más que con la de gentes de otras quintas. Pero Valente se puso furioso. También estaba Paco Ibañez, que es de la cuerda de los corazonados, así que me sentí protegida por ellos tres de aquel hombre al que no había leído y que a tenor de la cara que puso tenía ganas de asesinarme in situ. El no leyó más que poemas "de reñir", esos poemas morales que están escritos en segunda persona y ponen verde al interlocutor. Por eso no puedo ser objetiva leyéndolo ahora y no me interesa.

      Una vez trinqué un libro suyo y lo anoté: "¡Eso lo serás tú!"" ¡ De eso nada!". Fue como cuando pillé por banda "El anticristo": "¡ Que te den, Federico!"

      En cuanto a Gamoneda, lo conocí hace mil años por Llamazares, y luego hemos coincidido a veces. Me regaló "El libro del frío" una vez, en un hotel, haciendo un bolo conjunto, y lo empecé con desgana. Pero me quedé como un búho.

      Eliminar
  9. Bueno, aquí está la tercera Isabel (last but not least, espero). Me alegro muchísimo, Blanca. Ahora escribo a veces reseñas para esta nueva etapa de Quimera y estoy al quite de lo que van haciendo. Como te han dicho, es más que merecido. A mí también me parece un libro fundamental. Aún recuerdo cómo me impresionó cuando lo leí. Muchísimas felicidades y un gran abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he confundido y he anotado mi respuesta más abajo.
      Otro beso

      Eliminar
  10. A mi me gusta Valente como poeta y (no puedo evitarlo) como gallego.
    Esta tierra lo trató injustamente en su día y supongo que eso duele hasta la amargura.
    Tu ángulo de visión siempre es diferente, además de mucho más preciso que el mío.
    Pero eso no resta nada a mi alegría por tu premio. Lo que pone el puntito de tristeza es ese final "En resumen...", porque me encantaría saber que eres feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Cuando escribí eso me refería a mi vida literaria, pues a veces tenemos necesidad de reconocimiento para que nuestra alma no se abisme. Y justo justo cuando me dieron la noticia de lo de Quimera acababa de sucederme un episodio amargo:
      Escribí cuatro poemas este verano, un poco "aniñados", es decir, más confusos que los que hacía últimamente, y los leí en Córdoba, en Cosmopoética, a finales de septiembre, con fracaso total en la primera lectura.

      Llegó un momento en que, frente aquel muro impávido de miradas frías, los leía a todo meter, para terminar cuanto antes . Me sentí tan mal que pensé seriamente en no volver a recitar en público. Tampoco en la segunda lectura hubo conexión con el público, aunque según Molina Foix "me lo metí en el bolsillo". No con los versos, sino con las "tablas" y unas gracietas que dije para despejar el terreno. Cierto es que esta segunda vez el público estaba agotado por un oriundo que leyó el doble de lo que debía, y con voz mecánica. Pero aún así.

      Fíjate cómo será la cosa que no hay ni una sola foto mía entre los poetas que han asistido este año.

      Es extraño no saber lo que se ha escrito, pero así es. Yo desde luego nunca lo sé. Las lecturas públicas no son el baremo de la calidad de un poema, pero aún así, esa sensación de no lograr transmitir ningún sentimiento o emoción a nadie es horrible. Y por otra parte, como he perdido por un desencuentro al que fue mi hermano poeta, de cuyas opiniones me fiaba, ahora no sé si aún soy poeta o si sólo hago versos. Por eso hablaba de tocar fondo.

      Sin embargo, lo de Quimera me afirma en que al menos lo fuí. Y eso es mucho para mí. Y me siento muy agradecida de ver mi primer libro en tan buena posición.

      Además, el lunes llega mi nuevo-viejo ( segunda mano ) piano, un yamaha ( el otro es coreano, no japonés)
      .
      De modo que sí soy feliz , María Jesús, y espero que tú también, que tu tierra sea cada día más fértil y que Cuco- el único caballo que habla del que tengo noticia- y el resto de tus animales estén felices. Aunque no lo dudo, teniendo una dueña tan amorosa y dedicada como tú.

      Un biquiño e que cante un merlo!

      Eliminar
  11. Querida Isabel: Qué alegría saber de ti. Veo que tu blog ha cambiado mucho. Me gusta la nueva forma. Y también que de nuevo admitas comentarios.

    Gracias por lo que dices de mi libro. Y enhorabuena por la nueva forma de tu blog. Es comodísima para leerte. Me figuro que también para editar. He visto la reseña de Isabel Nuñez y me ha despertado curiosidad. También el anuncio de lo de Linspector.

    Te visitaré, querida amiga.


    Y que no sabes cómo me alegro de que colabores en Quimera, precisamente.

    Besos grandes








    ResponderEliminar
  12. Salud! Poeta!.
    Salud por Blanca!
    Por que Blanca es feliz!.
    Y que mas puede hacer un poeta!
    sino versos que salen del alma.
    Nadie deja de ser lo que es
    porque el poeta hasta en la sangre
    lleva orquídeas al corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anónimo. Hay anónimos y Anónimos. Gracias mil por tu mensaje, que leí a continuación de uno envenenado. Gracias por tu antídoto, tan oportuno.

      Salud también para ti, y felicidad. Y un gran abrazo

      Eliminar
    2. Gracias Blanca!

      Por ser un libro Vivo,
      de agua fecunda.
      Por eso y ese gran abrazo.
      Gracias!.


      Eliminar
  13. Es un libro maravilloso e inagotable, y he de decir con satisfacción que fui de los que lo votaron, así que me alegré mucho cuando lo vi en esa lista. Es de justicia. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yasu, Juan Manuel, kalispera ¿ Ti kanis ?

      Es un honor polí kaló para mí que un filogriego como tú aprecie mi libro. Y un placer leer esos elogios tan encendidos que le dedicas.

      Efjaristó poli por tu voto y por todo.

      Ejzes to vrádi, otán leí tu apostolí, pasé por tu blog y vi varias de tus traducciones. No conocía a esa poeta que acabas de traducir, pero el poema me encantó desde el primer verso. Sobre todo el primer verso, que es una joya. Vi que el poema coincidía en tres palabras con el último poema que he hecho público en este blog, y me sentí lígo hermanada.

      Este verano, en Paros, he ayudado en la traducción ( en la versión literaria, más bien, den miló heleniká, me sinjorite )de un poeta griego-sólo un poema-Se llama Tassos Galatis o algo así, y vivía también en To Spitis Tis logotejnías. Es un poema algo kavafiano. Interesante. Tal vez confuso si no se conocen las claves. Isos lo publicaremos

      De nuevo efjaristó poli. Te visitaré. Sto epanidín, filós.

      Ena filí.



      Eliminar
    2. Muchísimas gracias, Blanca. Para mí sí que es un honor tu visita. Y no sabes cuánto me alegra que te guste la traducción de ese poema de María Polydouri. María fue es una poeta maravillosa, aunque de vida y obra tristemente breves. Apenas es conocida fuera de Grecia, al margen de su biografía más bien trágica, sus amores frustrados con Karyotakis, suicida vocacional (otro gran poeta, cuyo nombre póstumo ha corrido mejor suerte, aunque, para mí, no con la profundidad de ella), su enfermedad, su supuesto suicidio, etc. Traducir ese primero de sus dos únicos libros fue una experiencia apasionante, irrepetible e inolvidable. Además, mientras la traducía, sentía que, de alguna forma, ella también me estaba traduciendo a mí. En fin, muchísimas gracias.
      Un abrazo.
      Να είσαι πάντα καλά!!

      Eliminar
  14. Querida Blanca:
    No conozco esos últimos poemas de los que hablas, pero "Los archivos griegos", por ejemplo, me pareció un libro excelente. Creo que eso de meterse al público en el bolsillo es, a veces, sólo una cuestión de modas. La gente no tiene tanto criterio como a veces le suponemos. Mira, me contaron que hace poco alguien lo probó mandando unos textos de Marguerite Duras a la editorial francesa que normalmente la publicaba firmados con otro nombre. Los textos fueron rechazados.
    Muchas gracias por lo que dices de mi blog. Ahora mantengo dos. El que tú has leído, "Clarice Lispector, la esfinge, etc." que es sobre todo de cosas de ensayo, y otro, "Todo final espera un principio" en el que publico fragmentos más literarios que no sé si se convertirán el algo más o no.
    Te he escrito un correo preguntándote si sigue siendo tu dirección porque quería comentarte una cosa en privado.
    Un abrazo enorme para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto a las modas, no sé, no sé. Un recital es como un concierto. O como una corrida de toros. Si te quitan las ganas y no "te gustas" es un fracaso. Por otra parte, si los poemas de Neruda los hubiéramos conocido sólo en su voz nos parecerían apestosos. Eso me consuela. Veremos cómo soportan el paso del tiempo. De momento quedaran archivados.
      En cuanto a tus blog, en un principio pensé que eran varios diferentes, pero luego me arme un lío que no veas y pensé que eran entradas de "Amapolas en octubre", así que gracias por aclarármelo. Me gusta que te expandas. Yo también voy a hacerlo, con un blog de fotografías benetianas de nuestro matrimonio- visuales y escritas- porque estoy un poco harta de verlo horroroso en la red.
      Mi correo ha cambiado: el servidor de Terra cerró y ahora estoy en gmail. No me atrevo a anotártelo aquí porque ayer mismo tuve que borrar un mensaje de una pequeña serpiente inverecunda, que me acusaba, nada menos, de haber ocultado mi deuda con Federico, al que nunca he dejado de citar como fuente ( desde la primera entrevista que me hizo El País, por cierto). Estaba mal escrito ( decía cosas como "demasiado evidente")y tenía bastante veneno, aunque no me afectó, la verdad. Pero no quiero que tenga acceso directo. Así que no sé cómo podemos hacer. A ver qué se te ocurre, porque suprimí la web y ya no tengo ninguno abierto.

      Besos, querida Isabel.

      Eliminar
  15. Vaya con las serpientes! Qué paciencia has de tener. Recuerdo otros episodios que comentaste aquí. Mucha gente no soporta que haya poetas grandes como tú y que encima sean mujeres. Mira, te dejo aquí mi correo para que, si te parece bien, me mandes la nueva dirección cuando creas conveniente, no se trata de ninguna urgencia.
    ampolasenoctubre@gmail.com (es así, ampolas, sin la a que parece que falte).
    Muchas gracias de nuevo con un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  16. Blanca,

    tú eres una poeta con letras mayúsculas, y cuando a muchos poetastros y serpientes los haya borrado el olvido, tu poesía perdurará. Es más, pienso que tu gran libro está aún por escribir; un libro más personal y valiente. Siempre he admirado tu obra pero me da la sensación de que debido a esas serpientes de las que siempre hablas te contienes.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia: acabo de ver tu mensaje con un montón de meses de retraso. Aún así, no quiero dejar de darte las gracias por esas cosas que dices.

      En algo tienes razón: ahora me contengo y "aquilato mis palabras con balanzas de precisión"para que no se desmanden. Y no es por las serpientes colipoterras, sino porque he llegado a tener la extraña percepción de que de lo que se escribe se vive.

      En algo no tienes razón: en mis dos primeros libros escribía con el caballo desbocado.

      Si mi gran libro está por escribir, lo escribiré probablemente en el paraíso. Y con pluma de ave, como los clásicos.

      Un beso, Natalia.

      Eliminar
  17. Hola Blanca, soy Miguel Gómez-Fayrén; es una gran alegría, porque te mereces eso y mucho más: ya te lo dije hace años, "nena tu vales mucho", cuando te dieron el Premio nacional de Redacción de Coca Cola. Sabes que no soy un experto en poesía, pero las largas conversaciones que he mantenido desde hace 40 años contigo (aunque hubo alguna década que otra que apenas nos vimos) siempre fueron extremadamente enriquecedoras para mi, y supongo que algo también para ti. Este verano he sentido tu ausencia en la Torre de la Horadada (de donde nunca debí salir), porque me faltaban esas conversaciones sin tiempo, en las que los temas sobre lo divino y lo humano iban pasando mientras nos reíamos. Me gustaría verte pronto, para poder seguir desmontando y volviendo a montar el Universo, que para eso se creó.
    Beso y abrazos y cuídate mucho, hermosa.
    Miguelón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguelón: Qué raro verte de forma virtual. Me encanta. No respondí a tu mensaje en su momento por el lío de hospitales y demás asuntos familiares que te comenté de viva voz el día de Antonio. Pero no quiero dejar de hacerlo, sobre todo para que sepas que para mí también son enriquecedoras nuestras conversaciones torreras. Y no creas que me olvido de tus visitas del año antepasado, cuando más necesitaba a los amigos. Ahí te portaste, Miguelón.
      A ver si organizamos la comida de Navidad esta primavera.

      Besos.

      Eliminar
  18. ...vino de lo oscuro para dejarnos de nuevo venerarlo.
    Enhorabuena, bella adelfa blanca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara:
      Tú sí que eres bella.
      Por cierto, instalé a Ive Mendes, a quien tú me descubriste, en una entrada reciente del blog. Te debo esa canción que me encanta.

      Ah, no te he respondido antes porque hubo un problema familiar que no terminó hasta pasada Navidad, esta entrada se me despistó
      Un abrazo grande

      Eliminar
  19. después de leer detenidamente "DI QUE QUERIAS SER CABALLO ESBELTO" donde yo veo reproche y dolor porque hay amor,.; tras este trance al leerlo, quisiera hacerme con cien ejemplares de la obra entera "De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall",,y es que lo quiero leer por lo menos cien veces. . es una obra imprescindible.
    Y lo digo yó que soy un poeta de los "novísimos",soy tan novísimo que aún estoy aprendiendo a leer y escribir.
    Enhorabuena Blanca ya que estamos ante una obra de mucho calado..............jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja, qué entusiasmo tan novísimo. Yo creo que ya sabes leer y escribir, Jose, y seguro que latín, griego clásico y hebreo bíblico.

      Te diré un secreto: no hace falta que lo leas ni una vez. Es un libro muy adolescente que te confieso que hoy no firmaría, si exceptuamos dos o tres cosas.

      Gracias por dejar un mensaje.

      Eliminar
  20. En la revista Pliego Suelto (Barcelona) hemos publicado un artículo sobre el García Lorca, en la columna de José Ángel Mañas “La literatura española explicada a los asnos”. Pensamos que podría interesarte porque hay un enlace sobre Blanca Andreu y Una niña de provincias… Gracias: http://www.pliegosuelto.com/?p=16078 . Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Pliego Suelto:

      No es que me haya interesado: me ha gustado más de lo que puedo expresar. Esa mezcla de sinceridad y suntuosidad aligerada por el instinto que posee la prosa de Mañas, del que me voy a comprar las obras completas mañana, para mí, que soy un asno, me ha parecido sublime.

      Eso, por no hablar de verme al lado de Federico- al que quiero personalmente- en la percepción de alguien. De verme cerca de ese libro de Federico, que a mi modo de ver es el hito máximo de la poesía del siglo XX ( Hito sin señal-dice el refrán-muchos lo buscan pero pocos lo han )

      En cierta ocasión me preguntaron por Neruda ( el de Residencia en la Tierra ) y respondí: -Neruda es mi padre.
      -¿Y Federico?
      -Ah, Federico es mi padre y mi madre.

      Con Neruda, a nivel personal, me llevo fatal. No me gustan los escritores que gozan del papado. Y siempre he tenido la impresión de que me odiaría si hubiéramos coincidido. Sin embargo, por Federico he roto más de diez mil lanzas y varias alabardas. Y estoy segura de que si nos hubiéramos conocido él habría sabido inmediatamente que era una incondicional y que lo protegería con vigor y con amor, como de hecho hago cada vez que se presenta la ocasión.

      Por eso te digo, Pliego, que me has hecho muy feliz, que te lo agradezco infinitamente y que me tomo la libertad de instalarlo en mi blog.

      Eliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar